jueves, 18 de octubre de 2007

Cultura de bar

No sé si esta costumbre de coger los problemas con pinzas es algo típico de España o sucede en más países, pero me deja perplejo. ¿Qué se le ha ocurrido a la Generalitat valenciana para reducir el consumo de alcohol? Pues decirles a los camareros que echen menos alcohol en las copas que sirvan. Ole, ole, ole, el Cholo Simeone. Lo mejor es el eslógan de la campaña: "Tú sirves, tú decides". Pues paga tú también, que son 6 euros y subiendo. Porque el precio no va a cambiar, ¿no? Y el garrafón tampoco, me temo.

El caso es que la Generalitat se ha molestado en organizar un cursillo donde se enseña a los camareros, además de estafar un poco más con el alcohol, a decir a su cliente -siempre con delicadeza-: "deja de beber, tío" (otra cosa es la delicadeza con la que te responda el otro). Personalmente, creo que lo único útil que tiene el curso es...que te enseñan a tratar a un cliente cuando se le complican las cosas de verdad, aunque dado que el cursillo se reduce a una charla de dos horas, tampoco creo que la formación sea de máster.

La idea surgió a partir de los datos de una encuesta según la cual, un 77'4% de los jóvenes valencianos entre 14 y 18 años beben los fines de semana (un 7% de manera excesiva, según reconoció la chavalería). Pero no me creo que los responsables de la iniciativa ignoren que los chavales de esta edad se cuecen vía botellón, y no vía copa de 6 euros (6 euros que se pueden gastar en cromos de la Liga o en papel de fumar, indistintamente). Que se den una vuelta por los parques a las 8 de la tarde y ya verán qué circo tienen montado los escolares. Así que no queda otra que pensar que hay consorcio con los bares para cobrar más por menos, y ya sacará algún beneficio el político de turno.

Ya veremos cómo acaba la cosa, auque antes de finalizar, os dejo con un pequeño cuestionario que le hizo el periódico '20 minutos' al responsable de los cursos. Ya sé que 20 Minutos no es el mejor ejemplo de periodismo serio, pero es que lo de este tipo no tiene desperdicio, os pongo en negrita los puntos clave:

CINCO PREGUNTAS A... Jacobo Peña: responsable de los cursos.

1 ¿Cuál es la cantidad de alcohol aconsejable en un cubata? Lo que equivale a dos chupitos, es decir, algo menos de medio tubo con hielos, salvo que el cliente pida más, o menos. (¿En qué quedamos? ¿Esto no va de pedirle al cliente que beba menos?)

2 ¿Por qué es importante la medida? Lo importante es que siempre se ponga la misma cantidad para que el consumidor note el mismo sabor y no crea que le han puesto garrafón.

3 ¿Qué clase de mitos enseñan a eliminar? Lo único efectivo para que se te pase una borrachera es sentarse y esperar; ni vomitar, ni comer después.

4 ¿Qué hay del mito de que algunos locales ponen garrafón? Según los estudios, menos de un 1% lo hacen. (Y tal).

5 ¿Cómo dice un camarero a un cliente que deje de beber? Se les enseña a decirlo de forma que no se sienta ofendido. (¿Que luego te calza una hostia porque sí? Pues nada, mañana será otro día).

1 comentario:

mari_trini dijo...

jajaja, me meo contigo...Deberías saber que creo que la idea del curso no es nueva. Esta verano estando en el Norte cubrí la gran noticia de que el Ayto de Medina proporcionaría un curso de, a ver si recuerdo el título, dispensación RESPONSABLE de bebidas alcohólicas, para prevenir eaaa el alcoholismo juvenil!!!
mucho éxito tuvo, sí...yo he notado un grannn cambio!jajaja
en fins..
otro beso!