viernes, 16 de noviembre de 2007

Zapatero y Cercanías

Tan hábil para unas cosas y tan torpe para otras. Tras haber toreado cual Manolete a un Miura venezolano (porque mira que Chávez está morlaco), Zapatero se mete incomprensiblemente, él solito y sin incentivos, en una poza gratuita. Y es que ayer, en una entrevista con Buenafuente, el presentador simuló llegar tarde y el presidente aceptó (porque estaba pactado, claro) decir aquello de: "¿es que has venido en Cercanías?". ¿Por qué aceptó Zapatero decir tal broma de mal gusto? ¿Dónde están los asesores cuando se les necesita?

Si el comentario hubiera sido obra y gracia (gracia, la justa) del propio Buenafuente...no se hubiera considerado más que un chascarrillo de agudo (o de dudoso) ingenio. Pero que lo diga el responsable en última instancia del marrón que Cercanías está suponiendo para muchos catalanes, pues sobra. Sobra públicamente porque hay gente que lo está pasando mal, y sobra políticamente porque lejos de ganar algún voto por hacer gala de su humor, se pierden por falta de escrúpulos. Porque eso es lo que importa en un político, la responsabilidad, no el chiste recurrente. Con lo fácil que era callarse. Pensé que nunca iba a decir esto pero, debería aprender de Moratinos.

En fin, otra metedura de pata anecdótica más que se olvidará con la siguiente metedura de pata. Aquí las cosas funcionan así. Sólo cabe esperar que en la siguiente no se hieran sensibilidades, ni se creen nuevas fisuras diplomáticas o yo que sé. País de sorpresas.

1 comentario:

carlos dijo...

La verdad es que no tuvo ninguna gracia el chistecito en cuestión viniendo de quien viene: del responsable de solucionar ese problema, que produce un grave trastorno a muchos ciudadanos:

http://carlosjaviergalan.blogspot.com/2007/11/es-que-me-parto.html